Quienes Somos?

Quienes Somos?

El Movimiento Misionero Mundial (MMM) es una organización cristiana sin fines de lucro, debidamente registrada en Puerto Rico y en el Departamento de Estado en Washington D.C., así como en más de 60 países. También, está establecida en la importante ciudad de Charlotte en Carolina del Norte, EE.UU., donde se viene trabajando bajo los mismos principios bíblicos.

Nuestra principal labor es difundir el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, ya que la Palabra de Dios es el único medio por la cual obtenemos la verdadera paz y felicidad. Este compromiso lo hemos asumido desde que se fundó esta obra.

 Actuamos en obediencia a lo que el Señor dice en su Palabra: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.  San Mateo 28: 19-20

ste es un Movimiento dirigido por el Espíritu Santo.

Es un Movimiento de fe y de sacrificio.     
Es un Movimiento que está alentando a todo el pueblo de Dios.  
Es un Movimiento que ora y promueve un derramamiento del Espíritu Santo en todas las iglesias.
Es un Movimiento que cree en la unidad espiritual del Cuerpo de Cristo, que es uno, y que está compuesto, no por un grupo o denominación en particular, sino por todos los verdaderos cristianos lavados con la sangre de Jesús, cuyos nombres están escritos en el Cielo y que están viviendo una vida de santidad.

 

Nuestra visión: El mundo para Cristo.

Nuestra pasión: La salvación de las almas.

Nuestra preocupación: La bendición de Dios.

Nuestra fuerza: La unción del Espíritu Santo.

Nuestros intereses: Los del Reino de los Cielos.

Nuestra arma: La Palabra de Dios.

Nuestra doctrina: Fundamentalmente bíblica.

Nuestras normas: Las más altas.

Nuestras fronteras: El mundo.

Nuestra decisión: Hasta la muerte.

Nuestro anhelo: El rapto de la Iglesia.

Nuestra recompensa: En el Cielo; a unos corona de Plata, a otros corona de Oro, y otros coronas de Piedras Preciosas.

Nuestra gran fiesta: Las bodas del Cordero y la Iglesia.

 Nuestro hogar: La Nueva Jerusalén, en el Cielo.

UBICA NUESTRO TEMPLO